martes, 4 de diciembre de 2012

Compartir Manjaro, Arch y otras distros con GRUB2, fácil, fácil.

Para poder recuperar el control después de haber instalado varias distribuciones de GNU/Linux en particiones diferentes, yo recomendaría en éste caso no tener particiones separadas sino sólo una partición para cada distribución, mas que nada para simplificar su administración por nosotros mismos.  Para simplificar mas, debemos usar GRUB2 como por ejemplo viene en Manjaro, Manjaro permite usar os-prober que es un programa que te detecta las distintas distros instaladas y te configura en automático las entradas correspondientes de GRUB2, para ello desde Manjaro y como ROOT sólo tenemos que ejecutar el comando "update-grub" y así se modifican las entradas de los SOs en automático.

Qué hacemos si instalamos Linux Mint después?, pues podemos decir que se instale junto a otros sistemas operativos, o no, si queremos volver a tener el control desde Manjaro, de todas formas Linux Mint también permite el comando "update-grub" si tenemos GRUB2.

Y qué hacemos si tras la instalación de nuestra última distro, ya no aparecen nuestras entradas para poder acceder a los demás SOs, pues yo, tras instalar Arch Linux en una partición nueva tras esas dos, sólo tuve que copiar el archivo /boot/grub/grub.cfg desde la partición de Manjaro montada, a el correspondiente /boot/grub/grub.cfg de Arch, así en el siguiente arranque nos aparecen las entradas que teníamos antes y podemos volver a arrancar con Manjaro y hacer el "update-grub" para recuperar el control de nuestro GRUB2.

Todo esto es válido para particiones dentro del mismo disco duro y éste disco duro será interno para disco duros externos con USB puede haber algunas complicaciones.