viernes, 26 de noviembre de 2010

Linux Mint 10 demuestra su potencia en equipos modestos.



El equipo es mi netbook Asus EeePc 1005HA y está conectado a el monitor, impresora láser Brother, Bluetooth, altavoces Bose, etc. Está ejecutando Spotify a través de Wine y tiene todos los efectos de escritorio activados, la música es la del sonido ambiente de la grabación de vídeo y es la que reproducía con Spotify. Funciona perfectamente sin cortes ni tirones, con todo el software de Linux Mint.
Pensemos fríamente, no se necesita un equipo de 4 núcleos, 64 bits y 4 Gb de memoria para tenerlo en casa pero si aún así lo tienes con Linux podrás sacarle todo su jugo ten en cuenta que Linux está pensado para ordenadores potentes y servidores pero funciona a las mil maravillas en equipos modestos gracias a lo optimizado que está. Si además usas una distribución como Arch Linux o Gentoo el rendimiento será óptimo. Aunque en éste caso prefiero Linux Mint puesto que combina un excelente rendimiento con un gran soporte de hardware y facilidad de configuración. En éste caso todo ha sido detectado automáticamente y autoconfigurado.